Arus
Arus

MENÚ PRINCIPAL

Retos y desafíos de las Empresas

Infraestructura de seguridad

La infraestructura de seguridad de su organización típicamente son equipos heredados que no se encuentran a la vanguardia de la criminalidad cibernética, por lo que introducen brechas en la protección de la información y resultan en vulnerabilidades para el negocio.

El aumento de infraestructura en el centro de datos por la adopción de tendencias de big data, movilidad, servicios en la nube, entre otros ha incrementado la superficie de las organizaciones que se encuentra expuestas ante ataques.

La conectividad y las redes corporativas se expanden y aumentan el volumen de transferencia de datos por segundo, lo que resulta en un cuello de botella para la seguridad de la red, porque los equipos tradicionales de seguridad no soportan la inspección del tráfico tradicional ni del tráfico cifrado que típicamente se maneja en la red.

La infraestructura de seguridad de su empresa de hardware de diferentes proveedores, lo que resulta en diversas consolas de gestión que operan de manera independiente y no entregan visibilidad unificada de la postura de seguridad de sus servicios y aplicaciones digitales.

El acceso a los servicios en la nube ha expandido la superficie expuesta a los ataques, por lo que TI requiere extender sus políticas y controles de seguridad de las premisas a los ambientes de nube pública.

Servicios administrados de ciberseguridad

Las soluciones actuales de seguridad no poseen hardware ni software moderno con capacidades para proteger de manera ágil e inteligente la superficie de ataque expuesta. Además, carecen de recursos humanos expertos con las habilidades para identificar vulnerabilidades y amenazas, ejecutar operaciones óptimas de seguridad y optimizar la postura de seguridad de su negocio.

Típicamente, el equipo humano que administra y opera la seguridad de su compañía no mantiene un conocimiento actualizado de las nuevas tácticas, ataques y amenazas que impactan las tecnologías de información, por lo que no les es posible detectar de manera oportuna comportamiento sospechoso, clasificar las amenazas, responder ante ataques ni realizar las respectivas investigaciones que se requieren.

El gran volumen de datos soportados por las redes corporativas generan ruido y ocultan tráfico sospechoso que se expande en su infraestructura para implementar una estrategia de ataque y robo de información. El ruido crece y crece, por lo que se requieren tecnologías y un equipo humano experto capaz de aplicar conocimiento avanzado para reconocer y bloquear el tráfico malicioso.

Los ataques cibernéticos cada vez son más sofisticados y aprovechan de manera simultánea las vulnerabilidades y las debilidades de los componentes de TI, los cuales se encuentran aislados entre si, sin la capacidad de correlacionar eventos, analizar históricos ni obtener predicciones de ataques, entre otros.

Seguridad para el entorno de trabajo

Las amenazas cibernéticas día a día siguen evolucionando, lo que resulta en un mercado lleno de ataques desconocidos que buscan aprovechar no sólo las vulnerabilidades de los sistemas, sino también de las prácticas de navegación de los colaboradores, el uso del correo electrónico, descargar por internet, entre otras.

El correo electrónico es el vector de ataque preferido por los cibercriminales para ejecutar ataques dirigidos a las organizaciones, buscando afectar las tecnologías de computación con campañas de malware, ransomware, spams, botnets, virus, entre otros.

LAs organizaciones adoptan múltiples herramientas de seguridad independientes entre sí para la protección del entorno de trabajo de los colaboradores, tales como antispam, DLP, cifrado de correo, archivado, entre otros. Esto introduce complejidad en la gestión, mantenimiento y visibilidad del estado de seguridad.

Aproximadamente 200 malwares nuevos se crean cada día, más sofisticados, más agresivos y más estratégicos. Típicamente, los colaboradores utilizan soluciones SaaS sin el conocimiento de TI, las cuales acceden sin control a recursos corporativos y pueden representar un riesgo de pérdida de información.

Sectores a los que puede ser útil

Financiero

Seguros

Salud

Comercio

Educación

Gobierno

Telcos

Servicios

Construcción

Chat
¡Hola!
¿Cómo te puedo ayudar?